Buscar
  • ars studios

10 trucos de mastering que no debes olvidar.

1.- ESCUCHA BIEN ANTES DE EMPEZAR. Realiza una escucha exhaustiva de la mezcla y decide cuáles frecuencias deberías cambiar. Si no estas seguro de cuáles frecuencias están mal o necesitas realzar, no lo dejes al azar; realiza pruebas hasta estar seguro. Ejemplo: Un analizador de espectro o RTA te ayudará en la decisión.

2.- TOMA UNA BUENA REFERENCIA. Antes de empezar a ecualizar, escucha un disco como referencia. Este disco debe ser un buen mastering, que sea parecido a la producción que estamos realizando. Será tu punto de partida. Ejemplo: Escuchar un disco de éxito con un estilo común a nuestro proyecto. (no uses un mp3) También es interesante escuchar la referencia en diferentes cajas (altavoces)

3.- CUÁNDO ECUALIZAR Y CUÁNTAS VECES. La mayoría de las veces la ecualización es el primer paso en Mastering. Sin embargo, cuando la dinámica es demasiado cambiante, o hay muchos transitorios con mucho nivel, es posible comprimir primero y ecualizar después. La ecualización se puede realizar varias veces a lo largo del proceso de mastering.

4.- PROCESO ANALÓGICO. Si ecualizas con un EQ analógico comprueba que la señal llega por igual a los dos canales, tanto en BYPASS como con el EQ activado. Puedes realizar esta prueba con una señal de test de 300Hz.

5.- NO EXAGERES. Una ecualización exagerada destroza la mezcla. Es bueno aumentar lo graves y los agudos para mejorar la presencia de estas frecuencias si es necesario, pero en exceso puede hacer que el material quede fatigoso al oído o hasta incluso insoportable en su escucha.

6.- VIGILA EL NIVEL. En mastering un cambio muy grande en decibelios es demasiado drástico. Estos cambios pueden alterar el contenido espectral negativamente, por lo que salvo excepciones no se suele ir más allá de 3dB en los cambios de cada frecuencia que atacamos.


7.- ECUALIZAR A LA BAJA. Además de que no es bueno hacer grandes cambios en dB´s como hemos comentado anteriormente, los cambios al atenuar frecuencias pasan más desapercibidos que los cambios al aumentar cualquier frecuencia. Por lo tanto estos cambios estropean menos el sonido de la mezcla la mayoría de las veces. Así que: mejor atenuar lo que molesta, que aventurarse a aumentar una banda frecuencial sobre todo si no sabes si has elegido la frecuencia correcta.

8.- FRECUENCIAS SOLAPADAS. Recuerda que puedes utilizar un EQ Shelving para aumentar deliberadamente una franja de frecuencias y un EQ peaking para disminuir dentro de esa franja una frecuencia concreta. Por ejemplo aumentar los graves con un Shelving en 80Hz y con un Paramétrico de Q estrecha disminuir 120 Hz.

9.- COMPARACIÓN A B. Recuerda siempre comparar la canción sin ecualizar con la canción ya ecualizada, ya que la memoria sonora es corta y tras un periodo de tiempo probando frecuencias te acostumbras a un nueva sónica pudiendo creer que el tema ha mejorado con la EQ, cuando en ocasiones empeoras la situación. Ejemplo: Cuando quitamos graves a un tema, y nos pasamos en la cantidad de atenuación.

10.- ORDEN DE LA EQ. Utiliza un ecualizador paramétrico para atenuar las frecuencias que creas que molestan o están demasiado presentes en la mezcla. Después, con otro plugin o equipo diferente realiza los ajustes de EQ de realce de frecuencias. Ejemplo: 1er paso atenuar, 2º paso realzar.


Ahora a experimentar con tus propios proyectos, ¡Buena Suerte!

Rafael Adriá

Técnico Superior en Sonido, Técnico en Sistemas de Audio y Sonorización por la Universidad de Valencia e Ingeniero de Mastering en MasteringValencia. Especializado en Mastering en Alchemea School of Audio (London).

0 vistas

CALLE MARQUÉS DE MONTORTAL, 80 | VALENCIA, 46019 | info@arsestudios.com

© 2020 ars studios.

  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Twitter Icon