Buscar
  • ars studios

Todos los micrófonos no son iguales. ¿Cuál me compro?

A la hora de decidir qué micrófono comprar, debemos pensar qué es lo que habitualmente grabaremos con ese micrófono.


Por ejemplo si yo suelo cantar y tocar la guitarra acústica, podría ser una buena opción un micrófono de condensador de gran diafragma ya que es útil para esas dos fuentes sonoras, aunque debemos pensar si disponemos de alimentación phantom (48v.) en la entrada donde vamos a conectar el micrófono. Habitualmente casi todas las tarjetas de sonido con entrada de micro tienen phantom pero algunas viejas mesas de mezcla carecen de esa alimentación.


Sin embargo, si normalmente suelo grabar guitarras eléctricas, bajos y baterías, y sinceramente hago más conciertos que grabaciones, un micrófono dinámico (tipo Shure SM58 o SM57) puede ser más interesante. Su sensibilidad es más apropiada para instrumentos que suenan fuerte y además será un micrófono más robusto en una situación de escenario.


En función del dinero que nos podamos gastar, hay toda una gama de micrófonos disponibles. Por ejemplo, para un bolsillo ajustado, en el caso de un micrófono de condensador, el RODE NT1 es una de las mejores opciones relación calidad/precio y captura la voz de forma excelente. En el caso del micrófono dinámico un Shure SM57 no es muy caro y es ideal tanto para grabar percusión (caja, toms, djembe, cajón...) como para

bajo eléctrico o guitarra (eléctrica o acústica).


Pero pensemos ahora que podemos permitirnos comprar más de un micrófono. Eso significa que es hora de empezar a pensar en micrófonos perfectamente adecuados y orientados a conseguir un timbre característico de un instrumento o de la voz. El timbre que conseguiremos finalmente va a depender de la combinación entre el micrófono y preamplificador donde esté conectado. Veamos dos ejemplos:


Una combinación de éxito que hemos comprobado muchas veces con un presupuesto ajustado es la de un micrófono RODE NT1-A (por 155€) y un preamplificador Focusrite ISA One (por unos 435€).


Si disponemos de algo más de presupuesto, sin llegar a grandes sumas, podemos elegir el micrófono Neumann TLM103 (alrededor de 1133€) y el preamplificador Universal Audio Solo 610 (unos 1000€).


Y ahora viene lo bueno, NO significa que la primera opción sea peor que la segunda porque es más barata. Cada cantante tiene un timbre característico, y lo que debemos hacer es encontrar cuál es la combinación MICRO-PREVIO que realza lo más bonito y característico del timbre de esa voz particular, pero que además esconde lo menos agradable de esa voz (Imaginemos que pretendemos esconder un color nasal de alrededor de 2700 Hz, o una sibilancia exagerada al pronunciar las eses "s").



#micrófono

36 vistas

CALLE MARQUÉS DE MONTORTAL, 80 | VALENCIA, 46019 | info@arsestudios.com

© 2020 ars studios.

  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Twitter Icon